lunes, 13 de marzo de 2017

El Viejo Seminario



Frente al pueblo de Albelda, en la finca de Viñuelas junto al rio Iregua, se alza un descomunal edificio conocido popularmente como el convento.
Se trata de un edificio de planta cuadrada con torreones en las esquinas y tres pisos levantado en hormigón armado. La fachada principal orientada al mediodía destaca por su cuerpo central y dos torreones separados por azoteas y en el centro la puerta principal es un gran arco apuntado con una recia puerta de madera. El complejo de estilo historicista-neogótico está organizado en torno a dos patios de 60x27 metros a los que se abren arquerías apuntadas quedado en el centro una nave que alberga la iglesia, el salón principal y auditorio. La iglesia tiene su ingreso doble a los pies y se accede desde el hall de la entrada principal que estaba decorado con azulejos que prácticamente han desaparecido. Es de una sola nave cubierta con artesonado, el suelo es de tarima y a los pies tiene un coro alto al que se accede desde el segundo piso. Tiene cinco grandes ventanales apuntados con vidrieras ,por desgracia ya muy perdidas, dedicadas a los evangelistas. Aun quedan dentro dos retablos neogóticos de los cinco que eran en origen y en la cabecera hay nos accesos adintelados que dan a la sacristía. El salón de actos es un gran salón con molduras de el techo de gran tamaño. Posee un escenario al que se accede por dos puertas presididas por los escudos de la orden. Del resto del edificio no queda prácticamente nada salvo grandes pabellones diáfanos y dos escaleras monumentales dobles con barandillas de forja.
En los jardines a escasos cuarenta metros del edificio principal está la capilla de nuestra señora de la soledad, nombre de lo más apropiado. Es una pequeña construcción de una nave con una cripta para enterramientos.
El edificio es una obra del afamado arquitecto riojano Fermín Álamo de 1928 para la formación de jóvenes escolapios de toda España. En origen tenía habitaciones individuales para los alumnos con buena luz natural y artificial, bien ventiladas y lavabo. La enfermería, las duchas, baños y cocinas eran comunes y denotan lo moderno del edificio para la época.
El edificio fue "universidad escolapia" desde su inauguración hasta 1965, pero durante la guerra civil paso a ser el seminario conciliar al desalojarse el edificio de Logroño para convertirlo en hospital. A finales de los años 60 lo compró el ministerio de defensa y a principios de siglo lo compra una constructora para albergar una residencia de ancianos pero las obras se paralizan en 2010 y permanece abandonado desde entonces.
El edificio está totalmente vacío fruto de las obras a medio empezar y adolece de un evidente abandono. 









































































 

Texto por Diego Marraco.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...