domingo, 23 de marzo de 2014

Casa Cueva

¿Tuvo, algún día

vida, risas y voces alegres...? 

¿Por qué se abandonan estas casas? 

¿Todos se fueron...?

¿Nadie las recuerda...?

Al pasar junto a ella,

un soplo de tristeza

me ha traspasado el alma...















sábado, 22 de marzo de 2014

La primavera




                                     Cuando se van las nubes
                                     sale el señor Sol,
                                     cantan los pájaros
                                     y brota la flor.
                                    ¡Es que ha llegado doña Primavera!
                                    Cuando nacen las palomas
                                    se abren las ventanas
                                    y las mariposas vuelan
                                    alrededor de tu casa.
                                    ¡Es que llega la Primavera!
                                    ¡Qué alegre, soleada y perfumada
                                    es esta doña Primavera!


























                  

viernes, 21 de marzo de 2014

Para mi hija Sara


Hija mía, quisiera estar segura de haberte enseñado…
a disfrutar del amor,
a confiar en tu fuerza,
a enfrentar tus miedos,
a entusiasmarte con la vida,
a que pidas ayuda cuando la necesites,
a tomar tus propias decisiones,
a ser una buena amiga de ti misma.
Quisiera estar segura de que aprendiste…
a decir o callar según tu conveniencia,
a quedarte con el crédito de tus logros,
a no estar pendiente de la aprobación de los demás,
a no absorber las responsabilidades de otros,
a ser consciente de tus sentimientos y a actuar en consecuencia.
Quisiera estar segura, hija mía, que aprendiste…
a poner límites,
a sostenerlos,
a tomar más riesgos,
a aceptar los cambios,
a realizar tus creencias,
a ser capaz de llenar primero tu copa y luego la de los demás,
a planear tu futuro pero no vivir en él.
Me gustaría, hija mía, que hayas aprendido…
a valorar tu intuición,
a tomar tus propias decisiones,
a hacer de la comprensión y el perdón, tus prioridades,
a aceptarte como eres,
a disfrutar la diferencia entre los sexos,
a aprender de los encuentros y de los fracasos.
Me gustaría, hija mía, que te permitas reír a carcajadas por la calle, sin ninguna razón.
Pero, sobre todo, quisiera que hayas aprendido…
a no idolatrar a nadie,
y a tus padres, menos que a nadie.

























Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...