viernes, 27 de septiembre de 2013

Civica



En el valle del Tajuña, en la carretera entre Brihuega y Masegoso de Tajuña, en el término municipal de Barriopedro, descubrimos Cívica, un caserío particular formado por un pequeño conjunto urbano, cubierto de frondosa vegetación con arroyos y cascadas surgiendo por todas partes, con grutas manantiales, escaleras, terrazas, paseos, balaustradas de piedra, rellanos, etc., que le confieren un aire misterioso y atrayente, en definitiva un sitio curioso y pintoresco, emplazado en un paraje de gran belleza paisajística, visible a pie de carretera, de cuyas peñas horadadas de piedra blanca cuelgan los hilos finísimos de la catarata, sonando con marcada delicadeza.
Ninguna hipótesis explica el topónimo Cívica, tal vez se vincule con CIVITAS ‘ciudad’, también como CIVICUS ‘ciudadano’.
Monumentos: Fue aldea o lugar de Tierra de Atienza, en la baja edad Media y a la Diócesis de Toledo, sus dueños en 1441, Antón Díez de Ríos y sus hijos Ruy Gómez de Alcázar y doña Constanza, vecinos todos de Cifuentes, vendieron el lugar a los monjes de San Blas de Villaviciosa, en precio de catorce mil maravedíes incluida la “casa fuerte” que había sobre la roca. Con los años, estos monjes pusieron aquí en Cívica una fábrica de papel que tuvo escasa vida y corta prosperidad. Actualmente constituye un caserío dependiente de Brihuega en lo civil y eclesiástico. Al tiempo esta finca fue comprada por una comunidad de propietarios rurales.

El Caserío queda conformado en torno a un patio a modo de plaza denominada “la casa de labor”. Una de estas casas alberga la ermita de Santa Catalina. Sus muros son de mampostería, apareciendo bajo la cal restos de pinturas. El interior queda cubierto con cielo raso de cañizo. En ella se veneraba la imagen del siglo XX de Santa Catalina, de medianas proporciones, porque en el presente se encuentra abandonada completamente.
Próximo al caserío existe una fuente de siete caños de la que mana agua fresca, abundante y cristalina, que está fechada en el siglo XVIII con arreglo a su inscripción, donde reza “Año de 1797”.
Son abundantes y surtidas las leyendas que circulan alrededor de Cívica:
Al parecer los frailes que no respetaban los rigurosos principios de convivencia de la Orden, eran enterrados lejos del cementerio, en el lugar que ahora ocupa una huerta. Del convento no queda ni rastro, a excepción de una parte de los muros de la fábrica de papel, que tuvo escasa vida y de la que solo se conservan las piletas, donde se mezclaba la pasta y la resina.
En los aledaños del caserío principal se localiza una gruta, a la que llaman “cueva de la mora”, por servir de improvisada prisión a una princesa morisca. La maleza ha ido cegando su entrada hasta ocultarla.
Pero si hay algo que identificar son los laberintos que aparecen labrados en la pared a la falda de la montaña, conformando puertas y ventanas arqueadas de ojiva, junto a pedazos de estalactitas, le dan un aspecto troglodita del sitio y que son fruto del capricho de un cura y con consentimiento del pueblo. Esta minuciosas y loable edificación es fruto de la paciencia y la tenacidad humana de D. Aurelio, cura de Valderrebollo, como consecuencia de verse agasajado en el reparto de la herencia de los terrenos y dependencia de la hacienda. Invirtió dinero en el acondicionamiento de los túneles, grutas y pasadizos, que se habían formado por los efectos erosivos del agua y el viento sobre la pared. Colocó balaustradas en lugares estratégicos, barandillas en las zonas de mayor riesgo y largas escalinatas para facilitar los accesos. Cada día de su vida salía caminando desde Valderrebollo, daba misa en Yela y continuaba la marcha hasta Cívica (unos 12 kilómetros aproximadamente), hiciese frío, calor o nevase y cuando alguien, al verle paraba el coche y se ofrecía a llevarle, él se negaba y continuaba su andadura Las obras las realizaba con cuadrillas de albañiles, una veces con los de Cogollor, otras con los de Valderrebollo… Así hasta que puso fin a su obra allá por los años 60.
El trabajo del cura fue aireado y por aquello de sacarle partido, se instaló un establecimiento de bebida con terraza, conocido popularmente como «el bar del cojo» o de Severiano que estuvo al frente del bar hasta hace poco más de veinte años que se cerró definitivamente y que podemos visitar por estar sus puertas abiertas, fruto de la violencia de algún vándalo, de este modo podemos contemplar las pilas en las que Severiano llenaba con un chorrito constante de agua del manantial, que servía para enfriar los refrescos porque «no había luz eléctrica», tal y como nos relata nuestro informante Luis, el hijo de Severiano y como recordamos algunos de haber hecho nuestra parada para refrescarnos, antes de llegar a nuestros pueblos.
Y así donde antes hubo un magnífico jardín, en el que predominaba el color y el aroma de los lirios, ahora es un yermo. Don Aurelio no dejó descendencia directa, pasando la propiedad a manos del ama de llaves, que residía en Valderrebollo, al fallecer ésta pasó a manos de sus sobrinos que lo mantienen en el más absoluto abandono.
Es obligado hacer una parada para contemplar las caprichosas figuras que el agua, el viento y el hombre han ido formando sobre las paredes, ya que con la llegada de los calores estivales Cívica se convierte en un lugar privilegiado, por disfrutar de suave rumor de la corriente del Tajuña, donde se sitúa el bar nuevo que atrae tanto a pescadores como a viandantes.

 





































 

Castillo de Manqueospese

 
 
"Cuando el amor ha nacido, no se le mata con vilencias;
 que el corazón del enamorado es rebelde y terco en la rebeldía.
Dª Guiomar y yo seguiremos amándonos, y aún más, viéndonos:....¡¡¡Man que os pese!!!...



































 
 
En 1490. Pedro Dávila y Bracamonte, I Conde del Risco, por merced de Juan II de Castilla, capitán del Duque de Alba, inicia la construcción del castillo actual.
Está casado con Elvira Álvarez de Toledo, hija del I Conde de Oropesa Fernando Álvarez de Toledo.
Lo yergue, mimetizándolo con las rocas propias del terreno, que le sirven de apoyo, ignorándose si sobre los restos del anterior o levantándolo desde la nada, en unos terrenos pertenecientes a la Comunidad de Ávila.
Esta recurre, originándose un pleito que obliga a paralizar las obras.
En 1504. Esteban Dávila y Toledo, II Conde del Risco, hijo del anterior, finaliza las obras, en las que se mezclan sillar, sillarejo y mampostería.
El primer recinto defensivo es una barbacana al que se accede por una puerta donde campea el escudo de los Dávila.

Escudo de armas de Esteban Dávila y Toledo.
La puerta está abrazada por dos potentes cubos.
En el recinto interior se distingue con claridad el patio de armas, la torre del homenaje, las caballerizas y un ala donde se supone que estaban las cocinas.
En 1740. De la casa de los Dávila pasa por matrimonio a la de Medinaceli.
Siglo XX. Es bien común del pueblo de Sotalvo, municipio que se divisa desde la fortaleza.
El citado municipio lo permuta al de Mironcillo, a cambio de unos prados y pastizales en el valle.
En 1931. El 3 de junio es declarado Monumento Histórico Artístico. Posteriormente se le declara como Bien de Interés Cultural.

Grabado de Juan Carlos González Fernández

En1975. Es comprado por un particular por la suma total de 1.200.000 pesetas.
Al poco inicia unas obras de restauración. Dota al castillo de pisos de madera para, posteriormente, levantar algunos tabiques con bovedillas de cemento y colocar uralitas en los tejados.
En 1991. La Junta de Castilla y León le paraliza las obras tras informarle que ha sido denunciado por estar incumpliendo la Ley de Patrimonio, vigente desde el año 1986 (1).
Tras incoarle expediente sancionador el afectado recurre dicha sanción en un largo proceso que durará 15 años.
En 2003. La nueva corporación municipal retoma el problema trasladándolo a la Consejería de Cultura.
En 2006. La Consejería de Cultura de la Junta, tras un exhaustivo análisis técnico, aplica la sanción correspondiente, que, caso de no ser abonada, puede conllevar la enajenación del castillo mediante subasta pública (2).
Esta construcción levantada sin autentico fin defensivo y en fecha bastante tardía, es difícil de justificar.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...