miércoles, 21 de marzo de 2012

HUERTA DE VALDECARABANOS


Una vez más salimos en busca de un nuevo abandono, y dimos con esto.

Muchos de vosotros ya lo conoceréis por alguno de los blog que han escrito sobre ello. Yo no quiero repetirme en lo que fue aquello, tinajas grandísimas unas rotas por el paso del tiempo y otras intactas, a unos metros unas pequeñas casas que debieron ser de los trabajadores, visitamos una por una cada casa, todas eran iguales exceptuando una que debía ser del dueño.

Mis dudas y preguntas empiezo hacérmelas rápido, cada casa era un mundo diferente unos sentimientos distintos, quien, como, porque.

E l único ruido que se oía eran el revolotear de las palomas y el ruido de los arboles meciéndose al compas del aire, gracias a Dios no estaban muy pintadas por los graffiteros esos indeseables que hacen daño por placer y dejan una pintada como que estuvieron allí, pero en fin, siempre los habrá.


De vuelta a casa pensaba como debió ser aquel lugar, risas, lagrimas, plantas en cada una de sus casas, esas navidades que eran tan distintas a las de hoy, donde todos los vecinos ese día eran una gran familia se compartía todo, hoy vamos a ver quien tiene mejor su mesa y gastar lo que no tenemos, antes la gente era más humilde.

En fin no quiero, cansaros porque muchos de vosotros lo habréis vivido, un día más regreso a casa con una nueva experiencia de un nuevo abandono y haciéndome mil preguntas.




































 

lunes, 5 de marzo de 2012

Los Gosalvez, EL FINAL


Una vez más regrese al palacio, y una vez más me desilusione  por su estado. Allí todo seguía igual, que digo igual peor si hoy vuelvo hablaros de él es por todos los comentarios que teñido  diciéndome como era hace años, gente que creció en aquel pueblo y jugaban alrededor del palacio que en los años 60 el Ministro José Solís veraneaba en la parte alta de sus estancias y que a mediados de los 90 todo empezó a derruirse.

Esta vez no fuimos solos ya que era mayor el peligro de derrumbamiento y decidimos que nos acompañaran  Ainhoa y Abraham que ya empiezan a coger también esta pequeña afición.

Esta vez recorrimos todos los rincones del palacio, menos yo que por una caída el  sábado anterior no pude acceder a lo más alto del palacio, pero como pude saque nuevas fotos para que vieseis de un año para otro.

Yo sentada en los peldaños de la entrada principal no dejaba de mirarlo y de imaginarme como fue, está claro que los Gósalves era gente muy pudiente pero se arruinaron dejando todo allí y al día siguiente de su marcha empezó los saqueos, el palacio empezó a quedarse vacio y solo.

El viento movía de vez en cuando algún trozo de escombro de los techos o lo que quedaban de ellos, pero era como ver como agonizaba el palacio de pronto una cabeza asomo por lo que fué el campanario, ya habían subido a lo más alto un triunfo más y una envidia sana de no haber podido subir yo.

No optante  Ainhoa saco las fotos por mí y para ser pricipiante en esta clase de fotos no salieron nada mal, aquí mis gracias a ella y Abraham, y si me lo permitis este reportaje va por ellos y a todas las personas que pasaron por mi blog dejando su propia experiencia de cuando eran pequeños y jugaban por los alrededores del palacio.

¡Adiós para siempre mis dulzuras todas!
¡Adiós mi alegría llena de bondad!
¡Oh, las cosas muertas, las cosas marchitas,
las cosas celestes que no vuelven más! ...































Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...