lunes, 11 de julio de 2011

Iglesia de San Pedro Soria

Para llegar a Caracena, desde las Tierras de Berlanga o del Burgo de Osma, las carreteras locales nos irán sumergiendo en un paisaje espectacular de gargantas y cortados tallados por el río Caracena en su camino hacia el Duero desde su nacimiento en la Sierra de Pela.


Estamos muy próximos a un espacio propuesto como Red Natura 2000, denominado Encinares de Tiermes donde abundan las encinas, las sabinas y las plantas aromáticas y donde las oquedades de las paredes calizas, son aprovechadas como cobijo por aves rupícolas como el buitre leonado, el águila real o el halcón peregrino. Ya en Caracena, al final de la calle principal que sube desde la plaza hacia el castillo y junto a un antiguo hospital hoy arruinado, la iglesia de San Pedro nos sorprende con su espléndida galería porticada.


La galería se abre al este y sur, debiendo en origen prolongarse hacia el costado occidental. Hacia oriente una portada decora su chambrana con finos motivos abilletados. La portada meridional tiene en su guardapolvo entrelazos; la oriental apea en columnas de doble fuste y capiteles historiados con el dragón apocalíptico de siete cabezas y escena de caza.



La sur descansa en columnas de fuste cuádruple, torsos en el lado este. Las seis arcadas que flanquean la puerta meridional apean en columnas de fuste doble e ilustran sus capiteles con arqueros centauros, aves, justas de caballeros, leones, arpías, grifos, pasajes bíblicos, entrelazos o motivos vegetales. La buena factura realizada en la decoración de estos capiteles, encuentra su réplica en los canecillos que sustentan la cornisa de la galería ornamentada con entrelazo doble.


Los 25 canecillos están delicadamente ilustrados con animales fantásticos, un centauro, figuras humanas, canes y jabalí, cabeza soplante y otras iconografías.


San Pedro es una iglesia erigida en el siglo XII estructurada en planta, con una nave, presbiterio y ábside semicircular. De época románica conserva la cabecera y la galería; el resto se vio modificado en las reformas acometidas en los siglos XVII y XIX.



La cabecera al interior presenta presbiterio cerrado con cañón apuntado y el ábside con horno también apuntado.


El potente triunfal con la misma tipología de arco, se desarrolla en cuatro arcadas sobre semicolumnas de diferente grosor y capiteles vegetales.


Al exterior la cabecera se presenta enfoscada y con un pequeño vano en el eje. Los canecillos que soportan la cornisa presentan figuraciones con temática de caza, seres fantásticos o motivos geométricos.

jueves, 7 de julio de 2011

Castillo de Caracena

El castillo de Caracena se alza sobre un cero de unos 1150 metros de altura desde el que domina la localidad del mismo nombre, en la comarca de Burgo de Osma de la provincia de Soria, entre los dos cortados que forman el Barranco de los Pilones y el de las Gargantas, que desembocan en el río Caracena. Las vistas más espectaculares se realizan desde el Llano del Castillo y desde la difícil subida a los corrales del Chaparral, sobre el Barranco de los Cotos.
Las primeras noticias del castillo corresponden a un pleito del siglo XII entre los obispos de Osma y Sigüenza. A esta época corresponden los restos de la muralla que recorre el alto. En el siglo XV fue tomado y confiscado por Don Pedro de Acuña y el señor de Caracena, Francisco de Tovar, que acordaron su demolición. En 1491 el obispo Alfonso Carrillo de Acuña adquirió el señorío de Caracena y es probable que entre 1491 y 1496 el castillo fuera reedificado en su

Caracena fue antaño una importante villa de la Comunidad de la Tierra de Caracena, a la que daba nombre y que comprendía una veintena de aldeas, pero hoy día es tan sólo una pequeña población de menos de 11 habitantes, situada en un entorno escarpado espectacular, terreno calizo como en toda la zona donde se encuentra.
Construido en mampostería, se aprecian claramente los restos de la construcción original, una muralla que recorre el alto entre los barrancos y que sirve a su vez de base para la posterior torre del homenaje y el muro norte del recinto interior, ambos del siglo XV. Cuenta con un doble recinto con foso artificial y un acceso en zigzag muy protegido. El recinto interior es de planta rectangular con la torre del Homenaje en la esquina sureste. El exterior sigue el contorno del interior, con diez cubos huecos con aditamentos artilleros. Es posible aún apreciar los restos de salas abovedadas, aljibes y  y garitones volados.

La descripción pormenorizada que nos ofrece Madoz entre 1845 y 1850, dice que había ...un castillo a la parte sur [de la población], bien construido, en una extensión de 330 pies cuadrados, en cuyo recinto hay 2 plazas de armas, una al oeste cercada de un rondín de 18 pies de espesor, y otra en el centro; conservándose además 6 cuadras, con 3 ventanas ovaladas cada una; 1 almacén de piedra sillar perfectamente embovedado; los restos de 1 molino de viento, y por gran parte de la circunferencia un ancho foso, á cuya espalda aparece una espaciosa muralla, circunvalando también la población, que pudo contener en lo antiguo hasta 6,000 vecinos; no habiendo quedado de su esplendor más restos que los expresados, y las 2 iglesias parroquiales (la Asunción y San Pedro)...

































Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...